Glaucoma

Índice

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad degenerativa que se caracteriza por la muerte acelerada de las células ganglionares y el daño del nervio óptico, lo que provoca en los pacientes pérdida del campo visual o pérdida de la visión periférica .

El glaucoma suele afectar a ambos ojos y comienza en la edad adulta. El glaucoma primario de ángulo abierto es el tipo más frecuente y afecta aproximadamente al 1% de la población mayor de 40 años. El glaucoma primario de ángulo abierto afecta por igual a hombres y mujeres y es responsable de aproximadamente el 12% de todos los casos de ceguera en Norteamérica.

¿Cuáles son los síntomas del glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad silenciosa que no presenta ningún síntoma en sus fases iniciales, lo que significa que no causa ningún trastorno visual significativo, dolor o molestia.

A medida que el glaucoma progresa, el paciente perderá visión periférica y, por lo general, un ojo se verá más afectado que el otro. Es raro que el paciente note estos cambios en esta fase, porque el ojo menos afectado es capaz de compensar al más afectado.

Cuando el paciente por fin nota algún síntoma, suele encontrarse en una fase más avanzada del glaucoma, lo que hace más difícil detener la progresión de la enfermedad y preservar la visión central.

Visión normal.
Copyright Dr. Aureliano Moreno
Visión de un paciente con glaucoma avanzado
Copyright Dr. Aureliano Moreno

Los principales factores de riesgo del glaucoma son:

  • Presión intraocular elevada
  • Edad (más frecuente en adultos mayores de 65 años)
  • Raza (más frecuente y se desarrolla antes en los afroamericanos)
  • Antecedentes familiares de glaucoma
  • Diabetes
  • Miopía

Aunque la presión intraocular elevada es el factor de riesgo más importante, no significa que todos los pacientes con glaucoma tengan una presión intraocular elevada, ya que el 16% de los pacientes con glaucoma tienen una presión intraocular normal (inferior a 21 mmHg).

ES NECESARIO REALIZAR UN EXAMEN DETALLADO DE LA PRESIÓN INTRAOCULAR, EL NERVIO ÓPTICO Y EL CAMPO VISUAL DE CADA PACIENTE, ESPECIALMENTE ENTRE AQUELLOS QUE TIENEN ANTECEDENTES FAMILIARES DE GLAUCOMA.

¿Cómo se diagnostica el glaucoma?

Tras un examen oftalmológico completo, deben realizarse otros estudios para confirmar el diagnóstico de glaucoma:

  • 1) se suele solicitar una tomografía de coherencia óptica (OCT) para determinar cualquier cambio estructural en el nervio óptico y comprobar el grosor de la capa de fibras nerviosas.
  • 2) un campo visual para evaluar si hay pérdida de visión funcional.
  • 3) una paquimetría corneal para calcular posteriormente la presión intraocular real.
OCT del nervio óptico en un paciente sano
OCT del nervio óptico en un paciente sano
OCT del nervio óptico con glaucoma moderado
OCT del nervio óptico con glaucoma grave
Campo visual de un paciente con glaucoma grave
Copyright Retina Center

Tratamiento

Una vez confirmado el diagnóstico de glaucoma, el paciente debe iniciar un tratamiento con el objetivo de limitar el deterioro visual y ralentizar la pérdida de células ganglionares.

Actualmente, el mejor método para lograr este objetivo es disminuir la presión intraocular. La primera línea de tratamiento suele ser con gotas medicinales (generalmente un análogo de la prostaglandina o un betabloqueante) que se aplican en ambos ojos.

Las gotas medicinales que se elijan deben utilizarse en la menor concentración y, siempre que sea posible, en función del efecto terapéutico deseado. Lo ideal es utilizar el fármaco con menos efectos adversos posibles.

Nervio óptico normal
Nervio óptico con glaucoma

¿Seguimiento y gestión del glaucoma?

El paciente debe volver para un examen oftalmológico de seguimiento 4 semanas después de iniciar el tratamiento. Aunque una disminución de la presión intraocular superior a 4 mmHg se considera significativa, no siempre es suficiente. Si el paciente parece estar respondiendo bien al tratamiento, debe volver para la siguiente evaluación en 2 meses y después cada 3 ó 4 meses. Si el tratamiento no funciona bien, se puede administrar al paciente otro tipo de gota medicamentosa. 

La cirugía puede ser necesaria en los casos de glaucoma en los que el paciente no responde al tratamiento máximo con 3 ó 4 medicamentos. Estos pacientes pueden presentar una intolerancia al tratamiento y/o son casos muy concretos en los que el paciente se beneficiaría de un tratamiento más agresivo en una fase temprana de la enfermedad.

Implante de válvula para glaucoma Ahmed

La mayoría de los pacientes con glaucoma primario de ángulo abierto no se quedarán ciegos a lo largo de su vida. En un seguimiento de 20 años, el 25% de los pacientes desarrollaron ceguera en un ojo y el 10% en ambos.

Glaucoma neovascular relacionado con la diabetes

EXISTEN OTROS TIPOS DE GLAUCOMA, COMO EL GLAUCOMA NEOVASCULAR, QUE ESTÁN RELACIONADOS CON LA DIABETES O CON COMPLICACIONES DERIVADAS DE LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL.  

El gla ucoma neovascular puede aparecer en un solo ojo y ser más agresivo que el glaucoma primario de ángulo abierto. El tratamiento del glaucoma neovascular incluye tratar la retinopatía diabética o la oclusión de las venas retinianas con láser o inyecciones intraoculares para inhibir la formación de venas anómalas en el iris que provocaron la obstrucción del ángulo o el drenaje ocular.

Glaucoma neovascular secundario a retinopatía diabética

En conclusión existen diferentes tipos de glaucoma primario o secundario, es necesaria una revisión por un especialista para diagnosticarlo.

SI ERES UNA PERSONA MAYOR DE 40 AÑOS O CUENTAS CON ANTECEDENTES DE GLACUOMA, DIABETES, HIPERTENSIÓN ARTERIAL O CUALQUIER PROBLEMA OCULAR, ACUDE CON UN ESPECIALISTA LO ANTES POSIBLE.

Guía de la Clínica Mayo

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar nuestro sitio web y nuestros servicios. Revise nuestra Política de privacidad para más información.